Administración de nómina una herramienta para hacer crecer una empresa

Las empresas están obligadas a conocer los regímenes fiscales vigentes y mantenerse actualizadas debido a las misceláneas y cambios frecuentes. Existen casos muy bien definidos en los que las leyes establecen exenciones, pero muchas compañías no sólo no las aprovechan, sino que desconocen su existencia porque administran una nómina sin cuestionarla. En ese caso deberían empezar profundizando en el régimen aplicable y buscando todos los beneficios que puedan aplicar a cada caso. Una sana administración de nómina le acompañará en un camino inteligente hacia el crecimiento.

El servicio de administración de nómina realiza un análisis  que permite conocer a detalle las implicaciones fiscales de la nómina, las exenciones y beneficios fiscales para Impuesto Sobre la Renta (ISR) sobre salarios y prestaciones, Seguro Social, INFONAVIT e impuestos estatales.

De este modo se pueden obtener los máximos beneficios sin descuidar de ninguna forma la empresa. En ocasiones, cuando se pretende establecer una nueva prestación, sólo es necesario evaluar sus implicaciones fiscales de manera integral y así obtener el máximo beneficio.

Una vez que se conocen las implicaciones del entorno fiscal de la nómina, es momento de realizar un paso estratégico para el negocio y sacar el máximo provecho a los sistemas de información, de esta manera se establecen indicadores de desempeño para medir, controlar y mejorar, para redirigir la eficiencia y evaluar el impacto que tendrán para la organización  sin considerar otras alternativas.

La administración de nómina sabe que no todos los impuestos son iguales, un ejemplo característico es el Impuesto Estatal Sobre Nómina, que se cobra en casi todos los estados de la República, pero que no tiene una tasa uniforme sino que varía entre 1 y 3%. Esto significa que los costos son diferentes para la empresa que tiene trabajadores en diversas entidades, aunque en muchos casos reportados esta circunstancia no es tomada en cuenta por las áreas de Recursos Humanos centralizadas.

Recuerde que para alcanzar estas oportunidades y ventajas, se requiere un cambio de actitud por parte de las personas encargadas de procesar y administrar la nómina y la política de remuneraciones y prestaciones, y fijarse objetivos claros, con una meta e incentivos que la hagan atractiva.